Un fotorreportero canadiense es arrestado y sus materiales confiscados en La Habana


Operativo frente a la sede de las Damas de Blanco el domingo 4 de noviembre en La Habana. (@JANGELMOYA)

El fotógrafo de prensa canadiense David Himbert fue arrestado el domingo en La Habana, Cuba cuando «intentaba realizar su trabajo», informó el periodista independiente Vladimir Turro en un mensaje recibido en DIARIO DE CUBA.

Himbert, residente en Quebec, fue despojado de tarjetas de memoria y un disco duro externo, según un documento oficial de las autoridades cubanas, cuya copia publicó el medio local Lapresse. Fue liberado más tarde el mismo domingo.

El fotorreportero se encontraba frente a la sede del movimiento opositor Damas de Blanco que lidera Berta Soler cuando fue detenido, confirmó Himbert a la publicación.

«Nos bajamos del taxi y nos detuvieron», declaró el fotógrafo, quien se encontraba con su traductor.

«Tuvimos tres horas de interrogatorio», añadió. Según su relato, las autoridades se refirieron al contenido de las conversaciones telefónicas que había tenido justo antes con la propia Soler y con un periodista crítico del régimen.

Himbert fue liberado horas más tarde el domingo, pero fue nuevamente detenido en el aeropuerto antes de tomar el vuelo a Montreal esa noche.

Fue entonces cuando le confiscaron algunos de sus materiales de trabajo. Según escribieron los oficiales de Aduana, «podrían tener contenido de interés».

«Les dije que no tenían derecho a hacer eso, que no era normal, que no hice nada ilegal o incorrecto, que era todo mi trabajo. Traté de negociar, no fue posible», añadió Himbert.

Según él, los oficiales de la Seguridad del Estado cubanos se mostraron interesados en sus fotos de EEUU y las embajadas rusas en La Habana.

«Vuelvo con 20 fotos explotables de dos temas. El resto está perdido», lamentó, y aclaró que en ningún momento fue «grosero» con las autoridades.

Según Lapresse, la organización no gubernamental Reporteros sin Fronteras ha sido notificado de la situación.

Más represión al periodismo independiente

Desde Camagüey, el director de La Hora de Cuba, Henry Constantín Ferreiro, informó a DIARIO DE CUBA que el colaborador de la revista independiente Adrián Quesada fue detenido por fuerzas del régimen cuando iba a hacer un trabajo periodístico.

Según Constantín Ferreiro, fue interrogado y amenazado. «Le quitaron el teléfono y cuando se lo devolvieron estaba roto.

Quesada ha recibido tres cartas de advertencia por «usurpación de la capacidad legal» por colaborar con varios medios en la realización de audiovisuales.

En declaraciones a este medio confirmó que ha recibido amenazas de procesamiento penal y cárcel en varias ocasiones después de abril de este año.

«Una de las cosas que más pudo haberlos molestado es una colaboración que hice con La Hora de Cuba. Henry me llamó y a raíz de publicarse el trabajo fue que empezó todo», consideró.

El audiovisual preparado por Quesada para la publicación recogió opiniones del pueblo sobre la designación de Miguel Díaz-Canel al frente del Gobierno el pasado mes de abril.

La «usurpación de capacidad legal» es un delito recogido en el Artículo 149 del Código Penal al que recurre al régimen para acallar las voces contrarias.

Incurre en él quien «con ánimo de lucro u otro fin malicioso, o causando daño o perjuicio a otro, realice actos propios de una profesión para cuyo ejercicio no está debidamente habilitado».

Otros periodistas, incluido el equipo de La Hora de Cuba, han sido acusados de este delito.

El régimen, que controla todos los medios de comunicación legales en Cuba, mantiene un blindaje contra la prensa independiente amparado por el Artículo 53 de la Constitución, el cual prohíbe la existencia de medios de comunicación privados.

El propio Código Penal incluye disposiciones que permiten juzgar el ejercicio de la libertad de prensa como delito contra la seguridad del Estado. Además, el régimen ha creado leyes, como la 88, conocida como Ley Mordaza, con apartados destinados a reprimir al periodismo independiente.

Por ese aparato legal, entre los 75 disidentes enviados a prisión en la primavera de 2003 unos 27 eran periodistas independientes.

 


Leer en Diario de Cuba

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*